Centro de Investigación

en Arquitectura.

Energía y Sustentabilidad.

Universidad Católica del Norte.

Av. Angamos Nº 0610

Antofagasta, Chile.

2015

Arquitectos de la UCN desarrollan proyecto con energía fotovoltaica que contribuirá a mejorar la calidad de vida y responder a las aspiraciones del sector.

Con la instalación de un ducto de desalación, energía fotovoltaica y un diseño integral, buscan dotar de agua potable desalada a la comunidad de Caleta Constitución de Antofagasta, sector que en la actualidad carece de este vital suministro, aunque forma parte de la zona urbana de la ciudad. Esta situación, impide que los trabajadores del mar puedan tener una mayor permanencia en el lugar junto a sus familias.

La idea en pos de contribuir a una mejor calidad de vida tanto de los pescadores como de sus grupos familiares, no tiene como fin entregar un abastecimiento normal por tratarse de un prototipo, pero sí podrán contar con cierta cantidad de agua diaria que facilitará el desarrollo de sus actividades.

La iniciativa cuenta con financiamiento correspondiente al Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R) 2014, adjudicado por el académico Director del proyecto Dr. José Guerra Ramírez, y que desarrolla junto al equipo conformado por el Coordinador arquitecto Sebastián Palacios, y como arquitecto líder Daniel Vásquez. Este proyecto por más de 200 millones de pesos se desarrolla el Centro de Investigación en Arquitectura, Energía y Sustentabilidad, CIAES, de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica del Norte

 

 ABASTECIMIENTO

 

Los profesionales eligieron la Caleta Constitución por tratarse de un lugar consolidado que dispone de Concesión Marítima, hasta donde el agua llega en camiones aljibes y por el traslado que cada familia realiza. De esta forma, los profesionales pretenden aportar con un prototipo para dotarla de agua desalada proporcionando el líquido a sus aproximadamente 150 habitantes, en un espacio comunitario donde será instalado un surtidor cercano a sus viviendas, todo lo cual diseñarán los arquitectos.

El Dr. José Guerra, explicó que la planta desaladora funcionará con energía fotovoltaica, y adicionalmente, se podrá cargar baterías, servicio que será de utilidad para las dependencias del lugar las cuales además sirven de escuela multigrado para los escolares de esa caleta y otras cercanas. Los trabajos consideran una integración arquitectónica, agregando otros elementos a las instalaciones existentes, apoyando el desarrollo de los espacios públicos comunitarios.

 

PROYECTO

 

El Dr. Guerra, señaló que en el espacio comunitario se instalarán elementos que contribuyan a generar un punto de encuentro de los habitantes los que además de ir a buscar agua, podrán cargar baterías de aparatos electrónicos.

Respecto al abastecimiento de agua, se calcula entre 5 a 7 litros diarios por persona. La comunidad estará a cargo de la administración del servicio, deberá tener en cuenta la mantención de las nuevas instalaciones. Además de entregar un servicio de primera necesidad, la iniciativa podría fortalecer la pequeños huertos que hay en la caleta de pescadores.

Por tratarse de un proyecto de investigación aplicada, los arquitectos, explicaron que incluirá una etapa de seguimiento para comprobar su funcionamiento, ver posibles mejoramientos, procesos de mantención y rendimiento. En todo esto podrán participar los usuarios, entregando también antecedentes para reconocer las dificultades de funcionamiento, entre otros aspectos de la puesta en marcha del prototipo.

El trabajo, que fue muy bien recibido por los pescadores y sus familias, dispone de la asesoría del especialista en recurso hídrico, Dr. Javier Quispe, académico del Departamento de Química de la UCN, y en energía colaborarán proveedores externos.

 

 

La fase de estudios preliminares, tuvo lugar hace un par de años con la participación de expertos de la Universidad Santiago de Compostela, España, quienes visitaron la Escuela de Arquitectura de la UCN y junto a académicos de esa unidad, estuvieron en terreno para ejecutar estudios de las variables del  clima, y análisis de aguas entre otras actividades.

 “Queremos aportar de tal manera que la comunidad pueda ver cumplidas algunas de sus necesidades. El trabajo realizado hasta el momento ha tratado de responder a sus aspiraciones como son contar con agua. Nuestro proyecto consiste en un prototipo con recursos limitados, pero incentiva el desarrollo de otros proyectos replicables y escalables en el tiempo”, precisó el académico.

El servicio estará en funcionamiento en un plazo de 18 meses. La entrega está programada para abril de 2016, previa una fase de marcha blanca, pruebas  y seguimiento que se prevé unos tres meses antes de su entrega

Manifestó que el trabajo les está abriendo paso a una labor directa con las necesidades de la comunidad, a lo que tratan de responder en el plano profesional con una visión multidisciplinaria.

 

PAISAJE Y TERRITORIO

 

El investigador de la UCN, reflexionó acerca del territorio, el valor que se le da al paisaje y la intervención de éste. En este sentido, señala que en general estos proyectos no contemplan su inserción en territorio, cuestión que en este caso estamos observando con mucho cuidado, para que la instalación quede integrada de manera arquitectónica y sea un aporte al espacio social y comunitario

“Cuando uno llega a un asentamiento costero, se puede observar la precariedad. Instalarse en estos lugares donde no hay agua y luz, no es fácil, todo hay que conseguirlo, o traerlo, nada está a la mano. En este paisaje de rocas, arena y quemante sol, los materiales deben soportar los rigores del clima, deben ser por una parte  resistentes en sus bases y probablemente livianos para enfrentar al viento y construir sombras frescas”, precisó el académico.

 

Los arquitectos piensan que la comunidad de Caleta Coloso se verá fortalecida ayudando a su consolidación al contar con el recurso, a la vez los trabajos contribuirán a la mayor permanencia de las familias. Este es un pequeño aporte para las necesidades que tiene el sector, pero eso tiene valor también, comentaron los profesionales, quienes piensan que la iniciativa es posible replicarla en otras caletas pesqueras de la zona.

 

 

 

Loading the page...